Onfray es el Zaratustra del siglo XXI, el apóstata del claustro académico que sale a la calle para decirle a hombres y mujeres: la historia del pensamiento que os han contado es sólo una de tantas posibles, y la menos atractiva, la más represiva y menos humana, la más conveniente a la serenidad de los poderosos. Al idealismo de Platón, de los Padres de la Iglesia y de Kant se opone otra línea, materialista y gozosa, que no ve el cuerpo y el placer como un obstáculo o un desvío para el conocimiento sino al contrario. Estas aparecen en este libro de un modo sorprendente: en el impactante primer capítulo, el filósofo se presenta en carne viva para hablar de su infancia:
«Fallecí a la edad de diez años, una bella tarde de otoño...» Es el momento en que su madre lo ingresa en el orfanato. Todos los tormentos de aquellos años aparecen aquí en la vívida prosa del pensador normando para hacer una sorprendente prédica con el ejemplo; porque en esas páginas duras y a la vez liberadoras, Onfray muestra cómo el cuerpo del filósofo, su propia carne, es la matriz y la materia de que están hechas las ideas. Nietzsche es, con toda evidencia, la figura tutelar de esta contrafilosofía, pero también Mantaigne, Pascal, e incluso Descartes.
Hay que prestar atención especial al subtítulo de este libro: Manifiesto hedonista. Porque está allí, en esas dos palabras, el programa de la labor ciclópea que Onfray viene realizando contra el acartonamiento universitario
y el idealismo como narcótico de conciencias. «Manifiesto» por su potencia política –Onfray relee en este libro a La Bóetie, el gran amigo de Montaigne, como un prodigioso resistente a toda forma de poder– y «hedonista» por su reivindicación del potencial liberador del placer y de la necesidad de romper con la tradición milenaria que nos ha hecho creer que el mundo material no tiene lugar en el elevado cielo de las ideas. Para Onfray un orbe no existe sin el otro, y el cuerpo propio está en el centro de ese nuevo sistema.
La fuerza de existir forma parte de esos escasos libros hechos de coraje: del valor de abandonar todos los ropajes previos y tranquilizadores para lanzarse a la tarea de abrir nuevas vías de pensamiento, nuevos caminos en los que la vida y las ideas no necesitan tabiques divisorios, puesto que negar el vínculo entre ellas es el primer paso para repetir todas las equivocaciones: las filosóficas, pero también las históricas y políticas.
«Lo políticamente correcto es el clericalismo del siglo XX» (entrevista con Franck Delorieux, Les Letres Françaises).
«Atención: este militante no es un trotskista escondido, no pertenece a ninguna especie catalogada. Es un fenómeno: filósofo de convicciones, proselitista, ha vendido (sólo en Francia) más de 200.000 ejemplares de su Tratado de ateología. Onfray no es marxista sino “nietzscheano de izquierda”: celebra la “fuerza de existir” y combate sin desmayo las religiones» (Libération).

Caracteristicas técnicas:

Páginas: 232 páginas

Tema: Filosofía

Autor: Michel Onfray

Editorial: Anagrama

Tipo de Tapa: Rústica

La fuerza de existir

Michel Onfray

Filosofía

ISBN: 9788433962690

CLP $18.252

Queda sólo 1 unidad

Agregar al carro

Descripción

Onfray es el Zaratustra del siglo XXI, el apóstata del claustro académico que sale a la calle para decirle a hombres y mujeres: la historia del pensamiento que os han contado es sólo una de tantas posibles, y la menos atractiva, la más represiva y menos humana, la más conveniente a la serenidad de los poderosos. Al idealismo de Platón, de los Padres de la Iglesia y de Kant se opone otra línea, materialista y gozosa, que no ve el cuerpo y el placer como un obstáculo o un desvío para el conocimiento sino al contrario. Estas aparecen en este libro de un modo sorprendente: en el impactante primer capítulo, el filósofo se presenta en carne viva para hablar de su infancia:
«Fallecí a la edad de diez años, una bella tarde de otoño...» Es el momento en que su madre lo ingresa en el orfanato. Todos los tormentos de aquellos años aparecen aquí en la vívida prosa del pensador normando para hacer una sorprendente prédica con el ejemplo; porque en esas páginas duras y a la vez liberadoras, Onfray muestra cómo el cuerpo del filósofo, su propia carne, es la matriz y la materia de que están hechas las ideas. Nietzsche es, con toda evidencia, la figura tutelar de esta contrafilosofía, pero también Mantaigne, Pascal, e incluso Descartes.
Hay que prestar atención especial al subtítulo de este libro: Manifiesto hedonista. Porque está allí, en esas dos palabras, el programa de la labor ciclópea que Onfray viene realizando contra el acartonamiento universitario
y el idealismo como narcótico de conciencias. «Manifiesto» por su potencia política –Onfray relee en este libro a La Bóetie, el gran amigo de Montaigne, como un prodigioso resistente a toda forma de poder– y «hedonista» por su reivindicación del potencial liberador del placer y de la necesidad de romper con la tradición milenaria que nos ha hecho creer que el mundo material no tiene lugar en el elevado cielo de las ideas. Para Onfray un orbe no existe sin el otro, y el cuerpo propio está en el centro de ese nuevo sistema.
La fuerza de existir forma parte de esos escasos libros hechos de coraje: del valor de abandonar todos los ropajes previos y tranquilizadores para lanzarse a la tarea de abrir nuevas vías de pensamiento, nuevos caminos en los que la vida y las ideas no necesitan tabiques divisorios, puesto que negar el vínculo entre ellas es el primer paso para repetir todas las equivocaciones: las filosóficas, pero también las históricas y políticas.
«Lo políticamente correcto es el clericalismo del siglo XX» (entrevista con Franck Delorieux, Les Letres Françaises).
«Atención: este militante no es un trotskista escondido, no pertenece a ninguna especie catalogada. Es un fenómeno: filósofo de convicciones, proselitista, ha vendido (sólo en Francia) más de 200.000 ejemplares de su Tratado de ateología. Onfray no es marxista sino “nietzscheano de izquierda”: celebra la “fuerza de existir” y combate sin desmayo las religiones» (Libération).

Caracteristicas técnicas:

Páginas: 232 páginas

Tema: Filosofía

Autor: Michel Onfray

Editorial: Anagrama

Tipo de Tapa: Rústica

Recurso 4 Entrega Rápida

Recurso 5 Compra segura

Onfray es el Zaratustra del siglo XXI, el apóstata del claustro académico que sale a la calle para decirle a hombres y mujeres: la historia del pensamiento que os han contado es sólo una de tantas posibles, y la menos atractiva, la más represiva y menos humana, la más conveniente a la serenidad de los poderosos. Al idealismo de Platón, de los Padres de la Iglesia y de Kant se opone otra línea, materialista y gozosa, que no ve el cuerpo y el placer como un obstáculo o un desvío para el conocimiento sino al contrario. Estas aparecen en este libro de un modo sorprendente: en el impactante primer capítulo, el filósofo se presenta en carne viva para hablar de su infancia:
«Fallecí a la edad de diez años, una bella tarde de otoño...» Es el momento en que su madre lo ingresa en el orfanato. Todos los tormentos de aquellos años aparecen aquí en la vívida prosa del pensador normando para hacer una sorprendente prédica con el ejemplo; porque en esas páginas duras y a la vez liberadoras, Onfray muestra cómo el cuerpo del filósofo, su propia carne, es la matriz y la materia de que están hechas las ideas. Nietzsche es, con toda evidencia, la figura tutelar de esta contrafilosofía, pero también Mantaigne, Pascal, e incluso Descartes.
Hay que prestar atención especial al subtítulo de este libro: Manifiesto hedonista. Porque está allí, en esas dos palabras, el programa de la labor ciclópea que Onfray viene realizando contra el acartonamiento universitario
y el idealismo como narcótico de conciencias. «Manifiesto» por su potencia política –Onfray relee en este libro a La Bóetie, el gran amigo de Montaigne, como un prodigioso resistente a toda forma de poder– y «hedonista» por su reivindicación del potencial liberador del placer y de la necesidad de romper con la tradición milenaria que nos ha hecho creer que el mundo material no tiene lugar en el elevado cielo de las ideas. Para Onfray un orbe no existe sin el otro, y el cuerpo propio está en el centro de ese nuevo sistema.
La fuerza de existir forma parte de esos escasos libros hechos de coraje: del valor de abandonar todos los ropajes previos y tranquilizadores para lanzarse a la tarea de abrir nuevas vías de pensamiento, nuevos caminos en los que la vida y las ideas no necesitan tabiques divisorios, puesto que negar el vínculo entre ellas es el primer paso para repetir todas las equivocaciones: las filosóficas, pero también las históricas y políticas.
«Lo políticamente correcto es el clericalismo del siglo XX» (entrevista con Franck Delorieux, Les Letres Françaises).
«Atención: este militante no es un trotskista escondido, no pertenece a ninguna especie catalogada. Es un fenómeno: filósofo de convicciones, proselitista, ha vendido (sólo en Francia) más de 200.000 ejemplares de su Tratado de ateología. Onfray no es marxista sino “nietzscheano de izquierda”: celebra la “fuerza de existir” y combate sin desmayo las religiones» (Libération).

Caracteristicas técnicas:

Páginas: 232 páginas

Tema: Filosofía

Autor: Michel Onfray

Editorial: Anagrama

Tipo de Tapa: Rústica

Medios de Pago

Puedes pagar con Tarjeta de Crédito, Redcompra o Transferencia Bancaria

Tiempos de Despacho

Estos tiempos pueden variar debido a la contingencia por covid-19: 

• Santiago: 2-3 días hábiles

• Regiones: 3 a 5 días hábiles

• Regiones extremas: 5 a 10 días hábiles

Cambios y Devoluciones

Se podrá solicitar el cambio o la devolución únicamente si el producto presenta fallas de impresión, o no corresponde a la compra realizada, en cuyo caso debe escribir a contacto@cuadrilla.cl o llamar al número: (+56) 233392670